Sí, realmente necesitamos pocas cosas para vivir

Lo primero, lo urgente, es la libertad. Libertad para ir y venir. Para pensar, analizar, creer en lo que decidamos creer.

Después, necesitamos información. Pero información veraz. Con cero manipulación de parte de los medios.

La información nos sirve para vivir mejor. Cuando contamos con múltiples fuentes que nos dan su versión acerca de un tema, podemos usar el discernimiento como para intuir en dónde está la verdad. Y a veces la verdad se esconde en un lado… ¡y en su opuesto!

Entonces, como tenemos libertad, podemos decidir qué hacer, a dónde ir, qué pensar.

Pero la decisión sin acción no sirve para nada. Si acumulamos información y no actuamos, no hacemos nada para transformar nuestro entorno y a nosotros mismos, nos estaremos traicionando y estaremos traicionando nuestra libertad.

Reinventarte después de los 40

Ir al curso

Un curso online para todas aquellas y aquellos que de pronto piensan: “Sería muy bueno poder comenzar de cero una vez más”