Hablemos de la vida

Tú eres el espacio que hay entre dos pensamientos

Todo es mente, dijo el Buda

 

Tú eres el espacio entre dos pensamientos

“Tú eres el espacio entre dos pensamientos”, dice la meditación vipasana, un método budista para meditar.

Cuando dejamos que los pensamientos nos dominen, nos salimos de nuestro centro, dejamos de ser pero creemos que estamos siendo porque siempre pensamos que somos nuestra mente, o nuestras emociones, o nuestro cuerpo físico.

Afuera no hay nada

Toda la vida la hemos vivido enfocando nuestra atención en el exterior. No es nuestra culpa ese error porque nos han programado para que lo hagamos así, ya que cuando nuestra atención está fuera de nosotros, perdemos el contacto con la fuente original, nuestro ser esencial. Y nos volvemos vulnerables.

Pero nos enseñaron a creer que no podemos hacer nada por nosotros mismos. Que necesitamos siempre ayuda externa para solucionar nuestros problemas o para alcanzar nuestra salvación.

Y esa ayuda externa podemos llamarla dios o podemos decir que los extraterrestres nos van a rescatar.

Nos han enseñado a vernos a nosotros mismos como víctimas por un lado, y por el otro, como seres malvados que tenemos que pagar esa maldad con un castigo.

Eso no es verdad, y las preguntas de quiénes somos, para dónde vamos y qué estamos haciendo aquí, tienen una respuesta y esa respuesta se encuentra dentro de nosotros.

Lo malo de esto es que perdimos el camino a nuestras propias respuestas porque las distracciones  que nos brindan nos llevan a vivir como autómatas. Como títeres que somos llevados de un lado para el otro, dependiendo de lo que se quiera construir o destruir y que por fuerza necesita de nuestra voluntad. De nuestro libre albedrío.

La importancia de autoobservarnos y vivir en el presente

Para entender esto y poder lograr asumirnos por completo y recuperar nuestro poder, debemos hacer dos cosas: autoobservarnos y anclarnos en el presente.

El tiempo no existe. El tiempo está desdoblado en presente, pasado y futuro solamente como una ilusión de la matrix. De hecho, nosotros, desdoblados también, vivimos pasando del presente al pasado y del presente al futuro, porque dependemos de la información del futuro para vivir. Sin movernos del presente, porque nuestro doble viaja a la velocidad de la luz para escoger el mejor de los futuros que nosotros hayamos creado.

Pero esto del doble es un tema aparte. Lo que nos ocupa en este momento es el hecho crucial de tomar la decisión de recuperar nuestro poder y esto lo vamos a lograr mediante la expansión de la conciencia cuando decidimos estar alertas en el aquí y en el ahora, observando lo que hacemos, lo que pensamos, sin perder la conexión, ni con la tierra, ni con la fuente.

Leave a Reply